1889-1938

No han quedado testimonios rigurosos sobre el día mismo en que nació a la vida institucional Rosario Central. La pérdida de documentos pertenecientes a la era inicial de la entidad impiden conocer con un grado de certeza absoluto los primeros pasos – difíciles como es de imaginar – que dieran los precursores de una entidad que se ha constituido hoy en una de las más viejas del país y del mundo.
Las primeras manifestaciones futbolísticas en Rosario se dieron alrededor del año 1867; la primera cancha improvisada que se conoce estaba ubicada en Salta y España donde algunos tripulantes de barcos junto a ingleses de la zona se divertían en su tiempo libre.

Pasaron más de veinte años hasta que un grupo de empleados y funcionarios del Ferrocarril Buenos Aires – Rosario comenzaron con el vicio de pegarle a la pelota. Esos “ingleses locos” como los llamaban afectuosamente los criollos eran los muchachos de Don Tomas S. Hopper –Willians y Henry- junto a F.Mac Leen, Miguel Green, F.Barton, E.Camp, Mac Intyre, Sttephen Simps, Cantón, entre otros; quienes en 1889 comenzaron con la idea de agruparse como club. En octubre de dicho año el grupo consiguió autorización para practicar el futbol en un predio del ferrocarril que se encontraba en barrio Talleres, La Villa Sanguinetti. Un viejo y destartalado vagón sirvió como vestuario, secretaria y hasta de tribuna para los pocos espectadores que se arrimaban a presenciar aquellos primeros encuentros. El equipo era identificado con el nombre de Talleres, como referencia al barrio que los cobijaba.

En un viejo café de la Av. Alberdi se realizaron las primeras reuniones entre jugadores e hinchas. Un día del mes de octubre de 1889 se lleva a cabo una asamblea amigable y nace de ella la nueva denominación ¡ya está en marcha el “CENTRAL ARGENTINE RAILWAY ATHLETIC CLUB”!. Asistieron a dicha asamblea once personas Tomás S. Hopper y C. B. Calder, Mulhall, Sims, Muskett, Mayne, Chamberlaine, Wilkilson, Lamb y M. H. Green y Míster Mutton quien propuso el nombre; los colores de la camiseta serian blanco y rojo; se nombro como presidente a C.B. Calder, vicepresidente a Hooper y algo así como secretario a Chamberlaine.
El 24 de diciembre de 1889, en aquel viejo café los once pioneros junto a otros ingleses y algunos criollos dieron sentada la fundación.

El primer encuentro que disputó aquella entidad constituida con la denominación de Central Argentine Railway Athletic Club y que desde el primer momento también se le identificó con el nombre de “Talleres”, fue entre el año 1890 y 1891.
Visitó entonces nuestra ciudad una nave de guerra inglesa, el “Beagle”, y se concertó al poco tiempo un match entre la tripulación del mismo y los muchachos de “Talleres”.
El cuadro de la entidad estuvo constituido por los siguientes jugadores:
F. Barton; J. Postell y G. Camp; J. Muskett, J. Barton y T. King; L. Mc Lean, T. Muskett, M. Green, L. Mc Intoch y H. Hooper. El partido termino 1 a 1 y días más tarde se disputo la revancha y se logra la primera victoria por 2 a 1.
La actividad del “Talleres” en su primer década no era abundante, se destacaban los amistosos con el poderoso Rosario Atlético quien fue el primer equipo rosarino en disputar la Liga Argentina.

En 1903 se produce la fusión de los ferrocarriles Buenos Aires y el Central Argentino. Los talleres rosarinos reciben gran cantidad de personal de las estaciones y talleres de San Martín y Campana de la provincia de Buenos Aires. A todo esto, los criollos ya habían generalizado la calidad de de su fútbol, su innata condición para dominar la pelota. Todos querían formar parte de la institución por esto se realizó una tumultuosa asamblea, en la cual se decidió que podía formar parte del club quien lo deseara, sin necesidad de ser parte del ferrocarril. La voz cantante de la “corriente renovadora” la llevó Miguel Green, apoyado por criollos y los nuevos trabajadores del ferrocarril. Roto los lazos a los origines extranjeros se propuso cambiar el nombre y desde este momento el club paso a llamarse “CLUB ATLETICO ROSARIO CENTRAL”. La camiseta llevaría los colores azul y blanco, pero estos cambiarían en 1904 por los tradicionales azul y amarillo.

La Copa Competencia Chevallier Boutell de 1903 fue el primer torneo oficial en el que jugó Central. Enfrentó al poderoso Atlético del Rosario quien el año anterior había gando esta Copa ante el mítico Alumni; el partido terminó en derrota por cinco goles a cero.

En 1904 volvieron a enfrentarse esta vez para clasificar al equipo rosarino a las semifinales de la Copa Competencia, que jugaban dos equipos de Buenos Aires y uno de Uruguay. Volvió a ganar el “viejo” Plaza Jewell esta vez por dos a cero.

El fútbol tomaba fuerza en la ciudad y esta pasión por la pelota hace que la se funden más clubes; entre 1903 y 1905 nacen Provincial, Newell’s, Argentino (hoy Gimnasia), Córdoba y Rosario; quienes junto a Atlético del Rosario y Rosario Central fundan el 30 de marzo de 1905 la Liga Rosarina de Fútbol. Con la creación de esta se disputa el primer campeonato oficial de segunda división y Central finalizó en el segundo puesto. Tanto en 1905 como 1906 el torneo se llamo Copa Pinasco y fue de segunda división ya que los equipos de primera de Central y Atlético del Rosario disputaron la Copa Competencia Boutell y la Copa de Honor frente a equipos de Buenos Aires.

Aquel 1905 marcaría otro hito en la historia del club, Central pide a la Liga Rosarina el primer pase por un jugador y esta accedió al pedido fijando una tasa de !CINCO PESOS!. Aquel jugador era un chiquilin de apenas 14 años que jugaba por entonces en Argentino, quien con el tiempo se convirtió en uno de lo más célebres delanteros del fútbol argentino, el era Harry Hayes.

La mayoría de los primeros jugadores que defendieron la institución eran ingleses, los criollos aparecían de apoco pero eran de gran jerarquía y esta la demostraron tanto Juan Díaz como Zenón Díaz quien el 29 de junio de 1905 fue el primer jugador centralista en defender la camiseta nacional frente al equipo inglés el Nottingham Forrest.

En 1907 la Liga Rosarina dispone la realización de un campeonato de primera división, poniendo en juego la Copa Vila. Es tanta la cantidad de jugadores que quieren vestir la casaca auriazul que el club pide autorización para presentar dos equipos, esta fue concedida y entonces se denomina al segundo equipo Central Extra. Participaron del torneo Rosario Central, Central Extra, Newell’s, Córdoba y Rosario, Argentino, Atlético del Rosario y Provincial.

1908 fue un año brillante para la institución ya que la segunda división obtiene la Copa Pinasco y la primera logra la Copa Vila ganando todos los encuentros. En aquel equipo ya empezaba a brillar Harry Hayes y tuvieron grandes actuaciones Antonio Vázquez y Zenón Díaz.

Desde 1909 a 1912 ocurren hechos lamentables, peleas dentro y fuera de los encuentros, arbitrajes dudosos, hasta un “intento” de soborno que no pudo ser comprobado de parte de Newell’s queriendo “comprar” a un jugador de Central, suspensión de la cancha y jugadores llegan al punto en que Central, Sparta y Tiro Federal rompen su vinculo con la Liga y se desafilian, creando una nueva entidad: la Federación Rosarina de Fútbol. A estos tres clubes se unen inmediatamente Embarcaderos Córdoba y Rosario y el club Esperanza. En 1912 Harry Hayes es llamado a integrar la selección nacional que jugó en Brasil. Argentina gana 5 a 0 y Harry acapara todos los elogios al convertir cuatro goles.

En 1913 Rosario Central logra el titulo de campeón en la Federación Rosarina y también logra la “Copa de Competencia – Concurso por Eliminación” torneo organizado por la Federación Argentina de Fútbol.

Después de muchas negociaciones el 3 de abril de 1914 Rosario Central firma el “armisticio” y vuelve a jugar en la Liga Rosarina, desapareciendo la Federación Rosarina de Fútbol. Central gana la Copa Vila consecutivamente por cuatro años 1915-1915-1916-1917; además en 1916 logra a nivel Nacional la Copa de Honor y la Copa Competencia.

En 1918 el club por pedido del ferrocarril tiene que dejar las instalaciones de la Villa Sanguinetti y se traslada a los terrenos ubicados en el comienzo de la calle Iriondo.

Tras una buena campaña en 1918, que no logró coronar con el campeonato, retoma la buena senda en 1919, con un campeonato conseguido de manera muy especial. Central y Newell’s terminaron invictos, empataron en los dos clásicos y tuvieron que ir a un desempate el cual Central ganó 3a2.

En 1920, otra vez los desencuentros, los incidentes, los intereses encontrados, culminarían con una nueva separación de la Liga Rosarina. Tras disputar sólo 9 partidos en el torneo, Central retiró el equipo disconforme con el manejo de la Liga. La protesta centralista fue seguida por Gimnasia, Nacional, Sparta y Fútbol Club Santa Fe, que constituyeron en Rosario la Asociación Amateur. En 1922 Central vuelve a la Liga Rosarina.

Mientras los equipos centralistas de segunda división conseguían obtener las Copas “Pinasco” y “Lisandro de La Torre” en 1922, la primera cumplía una actuación sólo discreta. En 1923 Central gana la Copa Vila con figuras como Hayes, Perazzo y Antonio Miguel, este ultimo convocado para las selecciones argentinas. En 1923 Federico Flynn (presidente del club) logró convencer a Ryan, alto funcionario del ferrocarril, para que facilitara la madera que la empresa no utilizaba. Se contrato a algunos peones especializados y sumado a la ayuda de socios y simpatizantes se construyó una tribuna de cien metros con diez escalones que dio comodidad a 15000 espectadores.

En 1924 el club cuenta con un capital propio de $33.782,43 toda una fortuna para aquella época. Pero un año después debe afrontar un contratiempo que en principio parecía insuperable; el ferrocarril necesita los terrenos donde se levantaba el estadio. Flynn junto a integrantes de una comisión designada a la búsqueda de un nuevo terreno comienzan su lucha por conseguir un nuevo lugar. Gracias a las numerosas gestiones realizadas se logra la concesión a título precario de un terreno ubicado en la intersección de la Avenida Central (hoy Génova) y Boulevard Avellaneda es decir el lugar donde hoy se levanta el Gigante de Arroyito.

El ferrocarril no solo despojo al club de su estadio sino que decidió suprimir toda ayuda al club; el 1° de agosto en asamblea se comunica esto a los asociados. El ferrocarril propone formar otra institución bajo el control de la empresa, como única concesión prometían estudiar la posibilidad de que siguiera llamándose Rosario Central. El 7 de septiembre en otra asamblea Flynn informa haber recibido una nota de la empresa donde invitan a Rosario Central a formar parte de una nueva institución; podrían formar parte de ella todos los asociados pero aquellos que no fueran del ferrocarril no tendrían ni voz ni voto. El club rechaza el ofrecimiento y corta toda relación con la empresa dando un paso fundamental en su historia.

En 1926 Central hacia de local en la instalaciones del club Bolsa de Comercio, pero el 14 de noviembre no se podía utilizar dichas instalaciones y el club con la gran colaboración de sus socios logra poner su terreno en mínimas condiciones para poder enfrentar a su clásico rival Newell’s. El encuentro finaliza con victoria por 4 a 2. Este encuentro fue el primer partido en los terrenos donde hoy brilla el “Gigante”.

En 1927 el intendente de Rosario don Isaías Coronado firmó un decreto donde prorrogó la concesión de los terrenos otorgados por 20 años. Hecha efectiva esta decisión el club encara el proyecto de su nuevo estadio. En el plano deportivo Central gana la Copa Vila en 1927, 1928 y 1930.

El 27 de octubre de 1929 se ignaguró la nueva cancha con sus flamantes tribunas en un recordado partido contra Peñarol de Montevideo.

El 22 de junio de 1931 se reúnen los presidentes de Rosario Central, Newell’s, Central Córdoba, Provincial, Belgrano, Nacional y Tiro Federal. De esta reunión nace la Asociación Rosarina de Fútbol de la cual Federico Flynn fue su primer presidente, dando también comienzo al profesionalismo en Rosario.

Los primeros años de Central en el profesionalismo no fueron los mejores y hubo que esperar hasta 1936 para levantar la primer copa, tras derrotar por 3 a 2 a Newell´s con dos goles de A.Maffei y el restante de D’Alessandro, Central gana el Torneo Preparación. En este año vende a su figura el “chueco” García a Racing en la cifra record de $40000.

El año 1937 comienza con una gira exitosa por Chile, iguala en dos encuentros con el Colo Colo y triunfa por 4 a 2 frente a la Unión Española. A su regreso gana la Copa Ciudad de Rosario y la Copa Ivancich; coronando el año con el titulo de campeón Provincial tras ganarle a Colon de Santa Fe por 4 a 1. Al año siguiente se consagra campeón nuevamente de primera división.

Todos los derechos de la Historia de Rosario Central son de www.historiacanalla.com.ar